El dilema de las pastillas anticonceptivas.

He tomado pastillas anticonceptivas por años. Desde que estaba en el colegio las tomaba, y hasta hace 3 meses. A veces las paraba de tomar, pero no más de unos meses.

Me ayudan muchísimo a regular mi periodo, con la apariencia de la piel, pelo, etc. pero he decidido así como con todos los otros cambios que he hecho por mi salud parar de tomarlas de una vez por todas.

Las pastillas anticonceptivas lo que hacen es detener o “apagar” el ciclo menstrual, osea no hay ovulación. Lo que parece el periodo después de los 28 días de tomarlas en realidad es una mezcla de desechos donde no hay óvulo desechado, es menstruación inducida por las mismas pastillas.

La menstruación es casi como un privilegio para la mujer. Las mujeres vivimos más por tener el periodo, además es una forma en la que el cuerpo se desintoxica naturalmente botando desechos y toxinas mes tras mes. No es normal que nos de un PMS o síndrome pre menstrual “feo”, no deberíamos de sentir tanto dolor o irritabilidad, antojos y demás, esas cosas pasan por desequilibrios hormonales.

Deberían de ser días donde le bajamos el ritmo al corre corre, donde nos chineamos y le damos el espacio a nuestro cuerpo de hacer lo que tiene que hacer naturalmente conectando con nuestra energía femenina que es increíble, después de todo es la que nos hace crear vida.

Para mí aquí el dilema con el que luché por años era el tema de mi piel. Cuando uno tiene acné desde joven muchas veces es por desequilibrios hormonales, también es muy común que se de por ovarios poliquísticos y lo que mandan los doctores para regularlo es pastillas anticonceptivas. Nunca me han diagnosticado con ovario poliquístico pero las pastillas me ayudan demasiado con las espinillas y la apariencia de mi piel y de mi pelo, tomé por muchos años Diane 35 que son especiales para eso pero también son de las más fuertes que hay.

Mi ginecóloga me dijo que esas pastillas crean cierta adicción, porque si uno las deja la piel inmediatamente vuelve a responder con acné y muchas veces peor que antes. A veces a uno lo único que le importa es eso, sin pensar qué estará pasando dentro de nuestro cuerpo y las que han tenido acné saben que es horrible, es demasiado incómodo y uno se vuelve súper inseguro por lo que dejar las pastillas a veces no es una opción.

Esa fui yo por mucho tiempo, a veces me daban ganas de dejarlas y lo hacía por algunos meses pero donde mi piel empeoraba no lo soportaba y las volvía a tomar. Además las pastillas completamente me hinchaban, cuando las dejaba me sentía como otra persona y con el tema de la celulitis igual. Cuando las dejaba veía menos celulitis en mis piernas y cuando volvía a tomarlas había un período donde se ponía peor pero ya luego se regulaba.

Son un montón de ciclos y cambios hormonales, físicos, y emocionales fuertes. Todas las mujeres creo que saben de lo que hablo y es en esos momentos donde uno piensa “qué difícil ser mujer”.

Este año decidí que no más hormonas externas para mí. Mi cuerpo está súper desequilibrado hormonalmente como les he comentado antes, y para peores le he estado dando hormonas externas por años que ya está acostumbrado y quien sabe ni cómo estará mi ciclo “natural” si es que existe.

Las pastillas también tienen miles de efectos secundarios que son de importancia médica, algunos como las várices, problemas de circulación e infertilidad. Muchas veces a las mujeres les cuesta años quedar embarazadas y es en gran parte por el daño que le hemos causado a nuestro ciclo con las pastillas anticonceptivas.

Quiero que mi cuerpo aprenda a producir las hormonas de nuevo, que mi ciclo se regule y poder naturalmente tener el control de mi fertilidad. Creo que no va a ser un proceso fácil, porque como dije son años de tomar pastillas y mi cuerpo debe estar súper confundido, pero sé que voy a lograrlo con mucha paciencia y amor.

He pensado muchísimo en el tema de la piel, pero no es posible que yo siga tomando pastillas por siempre, el acné si es un tema hormonal lo voy a solucionar naturalmente, regulando mi ciclo y con una alimentación y suplementación natural y saludable cueste lo que cueste.

Dejé las pastillas en Febrero de este año, y mi primera menstruación duró 2 meses en venir y esto es normal, usualmente puede tardar  hasta 3 meses, aunque conozco chicas que les dura en venir más que eso.

Es raro ahora pensar en que quiero demasiado que “me venga”, por años he odiado la menstruación y siempre ha sido como un martirio, pero ahora no hay nada que quiera más que tener un ciclo regular y saludable.

Mi piel en estas últimas semanas ha estado terrible, más que todo en mi espalda y pecho (por dicha) pero sé que es parte del proceso de desintoxicación y de limpieza que está pasando adentro de mi cuerpo y estoy tratando de tener calma, y tratarla con remedios naturales, pero básicamente solo dejándolo ser y no batallando con el asunto.

El tema de los embarazos no deseados es súper importante aquí. Mi novio y yo estamos en una relación a distancia por un tiempo, entonces por ahora eso no es un tema para mí, pero él sabe que esta es una decisión muy personal ya que se trata de mi salud y de mi cuerpo. Tendremos que encontrar otra manera de protegernos porque ya las pastillas no son una opción y por dicha el me apoya y respeta mi decisión.

Hay muchos métodos naturales y de barrera que son efectivos. También llevar el conteo del ciclo el vital en estos casos, mejor conocido como el ritmo. He llevado el conteo de mi ciclo en un app que se llama “Flo” (hay muchas otras), donde uno pone cuando le vino la última menstruación, los síntomas y varias otras cosas que ayudan a hacer la predicción y el cálculo de cuándo es la ovulación y la próxima menstruación para estar mejor preparadas.

Otras cosas que he hecho para ayudar a mi piel y a mis hormonas es comer lo más natural posible. Osea no como cosas de cajitas o paquetes en la medida de lo posible, que puedo decir que es un 90% del tiempo. Trato de escoger alimentos “enteros” que vienen de la naturaleza y que no han sido procesado por el hombre o la industria alimentaria, sin aditivos y preservantes químicos por ejemplo frutas, vegetales, carnes en su mayoría pescado, algunos granos como arroz y avena, cero edulcorantes o azúcar refinada, ni alimentos que tengan más de 2 o 3 ingredientes en su composición.

También como les conté en un post anterior, he tratado de limitar el uso de cremas, perfumes, lociones que pueden ser tóxicas para la piel por su composición química que el cuerpo no reconoce, pero aún así absorbe creando dichos desequilibrios hormonales. Si quieren leer este post pueden hacer click aquí: Aprendiendo a vivir más natural, menos artificial

Trato de no consumir alimentos ni bebidas en envases de plástico que tengan BPA o en “tupper” de plástico, uso botellas de acero inoxidable y recipientes de vidrio para almacenar o transportar mis comidas como los de Klean Kanteen.

Es un tema delicado, porque como mencioné antes nadie quiere un embarazo sin planearlo pero es un tema que estoy viendo cada vez más común, he hablado con 2 amigas en los últimos meses que también decidieron dejar las pastillas y creo que es una decisión súper respetable y de amor hacia nosotras mismas.

Es probable que uno se ponga más irritable y de mal humor por un tiempo (salados los novios) pero es el mismo desequilibrio que hemos creado por años y que es hora de que nuestro cuerpo tome el control.

Estoy empezando el proceso de desintoxicación por lo que no tengo tanta información, ni se me ha regulado el ciclo, pero pienso hacer un post de seguimiento en un par de meses contándoles qué tal me fue, si mi piel mejoró y si mi ciclo se reguló naturalmente, mientras tanto sigo aquí con los dedos cruzados esperando mi próxima menstruación.