¿Porqué somos tan inseguras y duras con nosotras mismas?

El mundo en el que vivimos nos ha hecho las mujeres más inseguras, cada día me doy cuenta de más chicas que tienen pésima autoestima y poca seguridad de sí mismas. Lo digo porque cuando hablo con la gente me doy cuenta y me sorprende, pero al mismo tiempo no porque todas estamos en lo mismo. Qué será lo que pasó y ¿en qué momento empezamos a convertirnos en nuestras peores enemigas?

¿Cómo nos va a ir bien en la vida o cómo vamos a sentirnos felices y plenas si enserio somos nuestras críticas más duras? Yo entiendo que uno se exige y tiene metas “altas” y eso está bien, pero díganme ¿si no somos nuestras “porristas” más grandes, quién más lo va a ser?

Osea si no nos queremos, apoyamos y empoderamos nosotras a nosotras mismas entonces creo que estamos proyectando una energía que no va a atraer lo que queremos. Creo fielmente en que uno atrae las cosas de la forma en la que vive, si uno vive en abundancia (física, emocional, y mental) es va a atraer, ó si vive en negatividad y carencia la vida le da más de eso sin duda alguna.

Esta era de las redes sociales creo que se ha encargado de solamente mostrar caras, gente y situaciones perfectas y nos da miedo no encajar ahí o mucho peor el qué dirán. El qué va a pensar la demás gente es el tema más común que vivimos todos creo, o no se si todos pero muchos. Es una completa estupidez, empezando porque lo que la gente diga o piense de uno es un completo reflejo de lo que ellos creen y piensan de ellos mismos.

Además a quién le importa lo que digan los demás cuando uno está haciendo las cosas que le gustan y le dan satisfacción, no podemos vivir nuestras vidas tratando o pensando siempre en agradarle a los demás. Hacemos las cosas por y para nosotros no para gente que no suma ni resta en nuestras vidas y que además ni conocemos. 

Es tan fácil criticar y señalar a la gente, es mucho más fácil hacer eso que salirse de la zona de confort y hacer algo. Es mucho más fácil hablar de los demás qué ver para dentro y ver que todos somos imperfectos y que todos estamos tratando mucho, todos los días de salir adelante de ser felices y hacer cosas que nos gustan.

Por meses antes de empezar este blog tuve miedo, dudas, inseguridad, y mil otras cosas que uno piensa cuando va a exponer su vida su cara y sus experiencias con gente que uno no conoce. Pero lo pensé tanto que me convencí, primero que todo porque me daba miedo y creo que cuando hacemos cosas que nos dan miedo nos volvemos más fuertes y agarramos una seguridad que no nos da nadie ni nada, solo nosotros mismos enfrentando esas situaciones.

Además que no hacer nada por miedo o inseguridad ¿qué mérito tiene?. Osea qué fácil esconderse detrás de una computadora a comentar cosas o burlarse cuando uno no tiene las agallas para dar la cara y hacer algo chiva o diferente.

Es más cómodo no hacer nada y vivir una vida “normal” sin exponerse ni dar de qué hablar, pero no hay otro sentimiento más gratificante que tener la valentía de hacer cosas que a uno le gustan sin miedo y sin importar qué van a decir los demás, además de las muchas cosas buenas y positivas que nos puede traer el hacer ese blog, tomarnos esas fotos, hacer ese proyecto o lo que sea que queramos hacer.

El poder ayudar e inspirar aunque sea a una persona hace para mí que todo valga la pena. Es un reto conmigo misma también de amor y aceptación propia, porque suena muy cliché pero no hay nadie en este mundo igual que nosotros y creo que eso hay que aprovecharlo, ser nuestra mejor versión siempre, brillar con lo mejor que tenemos desde adentro.

Todos tenemos los mismos miedos e inseguridades, en formas diferentes pero creo que la empatía y el ser vulnerables unos con los otros nos hace mejores personas siempre. Qué lindo si nos apoyamos todas y nos hacemos mejores personas entre nosotras, porque si hay algo que es cierto es que no “por apagar la llama de otra persona va a hacer que la tuya brille más fuerte”.

Cuando veo gente haciendo algo en redes sociales, exponiendo, compartiendo aunque no me guste el contenido les tengo una gran admiración y los apoyo porque sé el valor que toma hacer algo más allá que hablar. Creo que estamos en un momento en el que es mucho más fácil o accesible que antes hacer cosas chivas, tenemos todas las herramientas necesarias para hablar y compartir lo que pensamos y en lo que creemos y no hacerlo por el que van a decir los otros, creo que es un desperdicio de la persona que somos.

Creo que la vida solo es una y es mucho más fuerte el peso de arrepentirse de no seguir los sueños que de haberlo intentado y que haya salido “mal” porque nunca nada es para mal, todo en la vida nos hace crecer, mejorar y aprender y para mí esa es la verdadera enseñanza.

Querernos, aceptarnos, amarnos, vernos al espejo y tratar por más que cueste de vernos las cosas lindas y cambiar la perspectiva de lo que está mal a lo que sí está bien. Tal vez no tenemos el cuerpo perfecto con el que soñamos pero hay miles de cosas lindas que tenemos que si nosotras mismas no nos piropeamos y nos hablamos para decirnos que nos apoyamos y nos queremos ¿quién lo va a ver?.

Es difícil para todas y todos, claro que me cuesta pero poco a poco voy aceptando más y criticando menos lo que no me gusta de mí misma. Tenemos que ser nuestras “fans” #1 para poder transmitirlo y atraer las cosas que queremos desde esa energía de amor y auto aceptación. Si no nos queremos nosotras mismas como somos les aseguro que nadie más lo va a hacer, porque a uno le dan el lugar que uno mismo se da