Gracias a mi síndrome de intestino irritable, he tenido que hacer un alto y enfocarme en volver a conectar conmigo misma

¿Se han dado cuenta de que casi siempre vivimos pensando en el futuro?

Creo que todos nos vemos envueltos en este papel que la sociedad nos pone a jugar, en serio para mí la vida es como un juego. Yo tengo ya 3 años de tener mi propio negocio, cosa que ha sido una bendición en mi vida, me ha enseñado muchas cosas, buenas y  malas entre ellas un intestino irritable.

Hoy tengo casi dos años de tener síndrome de intestino irritable, que es básicamente tener colitis y distensión abdominal todo el día. Casi todas las cosas que como, me irritan el intestino y se fermentan,  lo cual me produce una serie de malestares súper incómodos. Voy a hablar más de esto en detalle en otro momento pero el asunto es que una de las causas de esto, es el estrés.

Tener un negocio propio es como tener un hijo, uno lo cuida, lo hace crecer, lo alimenta por más raro que suene pero así lo siento yo. Un negocio propio está primero que uno mismo, y fácilmente uno se deja a de lado porque la prioridad es otra.

No digo que  se pueda tener vida, claro que uno tiene más libertad y oportunidad de hacer muchas otras cosas que un trabajo “normal” no le permite y por eso es que nunca cambiaría tener mi propia empresa, pero cuando yo empecé con Natural Bites nunca pensé que iba a crecer tanto y que iba a llegar donde está hoy.

He pasado por períodos de muchísimo estrés, bueno los sigo pasando todos los días en realidad pero en este momento veo como mi salud y mi conexión conmigo misma se ha debilitado. ¿Porqué?. Bueno tal vez no le puse la atención necesaria y di por sentado que mi salud y mi bienestar me iban a durar para siempre.

Hoy mi cuerpo y mi alma gritan desesperadamente por un poco de amor y atención, y esa es mi intención de este año,  ponerme a mí en primer lugar y aplicar el servicio al cliente por el que tanto me preocupo conmigo misma.

He pasado varios meses, desde el año pasado aproximadamente, yendo a psicólogos, psicoanalistas, terapeutas de salud de todo tipo porque yo sé que la raíz de mi padecimiento está entre mis dos orejas, o sea mi mente. He buscado ayuda desesperadamente porque si alguien tiene colon irritable saben que es súper incómodo e interfiere con el diario vivir.

Estoy en proceso de dietas, control hormonal, acupuntura, y muchas otras cosas y estoy determinada a solucionar mi problema, pero estoy clara de que toma tiempo y dedicación. Claro que hay un padecimiento físico en mis intestinos, pero estoy 100% consciente que esto es un tema emocional antes que todo y creo que es ahí donde más tengo que enfocar mi proceso de sanación.

Creo también en que todo lo que nos pasa nos enseña algo y  que cuando el cuerpo nos habla por medio de padecimientos físicos hay que prestarle atención y ver qué es lo que nos está tratando de enseñar.

Estoy en un proceso de dejar ir muchas cosas, personas y sentimientos tóxicos en mi vida, de querer y cuidar más mi cuerpo, me preocupo por la calidad de lo que consumo ya sea pensamientos o alimentos, de las cosas que pongo en mi cuerpo y en mi mente.

Leo libros, escucho podcasts, veo videos, voy a yoga, medito todos los días y hago de todo lo que esté a mi alcance para solucionar mi problema de salud, pero no es gracias a mi síndrome de intestino irritable que he tenido que hacer un alto y enfocarme en este proceso de volver a conectar con Mónica, y que es lo que en realidad ella quiere y necesita.

Ahora, Natural Bites está mejor que nunca y eso no va a cambiar más bien vamos hacia adelante con más fuerza y un mejor equipo, del cual estoy demasiado agradecida todos los días.

Creo que el éxito es subjetivo para cada quien, todos tenemos metas y expectativas diferentes en la vida, y yo definitivamente me siento súper exitosa y feliz con mi negocio porque ha logrado superar mis expectativas, empezando porque ni siquiera planeé que fuera como es hoy y creo que eso es lo más chiva pero también pienso que el éxito monetario, social, o cualquier tipo de éxito material o “externo” no es el más importante.

Cada día que pasa me doy más cuenta que la vida y la felicidad es hoy, y que no podemos estresarnos y vivir ansiosos de lo que va a pasar, de lo que va a pensar la gente, de lo que “tenemos” que lograr o donde se supone que deberíamos estar.

Cada día que pasa siento más en el fondo de mi corazón que una vida más natural y sencilla es lo que me va a llevar a vivir con plenitud, conectando con lo que soy en mi interior sin presionarme o forzarme a ser, y tener cosas que no quiero o necesito para ser feliz, no digo que esto sea fácil pero es en lo que me pienso enfocar poco a poco.

No digo que no luchemos por lo que queremos, no digo que tener negocios propios los va a enfermar, no digo que tener cosas lindas no es chivísima y que todos queremos vivir con comodidades, pero al final del día todo eso no vale de nada si no tenemos un corazón lleno y abundante. Lo que más me ha quedado en este proceso es que la gratitud es la base de la felicidad, y que solo agradeciendo y reconociendo lo que sí tenemos hoy podemos estar presentes aquí y ahora y vivir desde la abundancia.

Los invito a reflexionar, a ver hacia adentro, a ver nuestros padecimientos físicos que siempre se conectan con un padecimiento emocional y hay que prestarles atención porque por muchos años los podemos ignorar, tapar o ocultar pero el cuerpo es sabio y tarde o temprano nos pasa la factura.