¿Porqué cuesta tanto ser disciplinado y comprometerse con uno mismo?

¿Qué significa comprometerse con uno mismo? Hacer lo que nos decimos que vamos a hacer. ¿Porqué es tan difícil?

Yo no sé ustedes, pero yo me he propuesto miles de cosas en mi vida que nunca cumplo. El tema más famoso y recurrente es el de la dieta. Me encantaría saber cuantas veces me he propuesto empezar un nuevo plan de alimentación y he pensado “ok si, ya ahora si enserio lo voy a hacer perfecto” y nunca lo sigo. He ido a muchísimos nutricionistas, y he pensado que ahora sí lo voy a cumplir, y por mil y un motivos no lo hago, me aburro me canso y lo dejo tirado. ¿Les ha pasado?

Yo aquí sigo, después de casi 7 años persiguiendo un equis tipo de cuerpo, o equis meta que no siento haber alcanzado. He evolucionado obviamente mucho como persona y en mi “fitness” mi cuerpo ha cambiado muchísimo pero nunca he sentido que llegué donde quiero llegar.

Y es que creo que uno realmente nunca llega “ahí” donde va a ser feliz. Creo que la verdadera felicidad nunca la podemos poner del otro lado de un logo o una meta. Nunca va a ser suficiente para nosotros, cuando lleguemos a esa meta (si es que lo logramos) siempre vamos a querer más y no vamos a ser “felices” como creíamos.

La semana pasada mi amiga Paz me recomendó escuchar los podcasts de Ben Bergeron, un reconocido entrenador de CrossFit que forma los atletas campeones mundiales en el deporte y no es coincidencia.

Ayer me puse a escuchar este podcast que les recomiendo demasiado, me cambió la forma de pensar y tomar decisiones.

Daily Discipline || Chasing Excellence with Ben Bergeron || Ep#006

Él dice que cuando nos ponemos una meta deberíamos de comprometernos con ella sin importar lo que pase. Hay que ser específicos con lo que queremos y tomar acción todos los días para conseguirlo. No es de vez en cuando, es todos los días porque así creamos un hábito que va a ser más fácil con el tiempo pero hay que empezar por hacerlo cueste lo que cueste.

Si se ponen a ver siempre pasa algo o hay alguna actividad u ocasión especial por la cual rompemos la dieta. El cumpleaños de mi mejor amiga, el de mi novio, vacaciones, la actividad del trabajo etc. hay un sin fin de motivos pero esa no debería de ser una excusa para dejar de lado lo que nos propusimos.

¿Porqué comer algo que va en contra de nuestros objetivos, si sé que no me hace bien porqué me auto saboteo y nos lo comemos igualmente? No significa que uno es obsesivo o que está loco, significa nada más cumplir con la meta que nos pusimos. No significa que tengo que perder mi vida social, a mis amigos o familia por nada más ser disciplinado y seguir con el compromiso que hice. Si no hay comida en ese lugar o en ese momento que va a ayudarme a estar más cerca de mi meta no la como y listo, o bien traigo mi propia comida, no debería de ser tan difícil.

He probado TODAS las dietas que se puedan imaginar, pero nunca he sido consistente. Siempre cuando se pone difícil o cuando es incómodo lo dejo porque mi mente es muy débil y me auto saboteo para volver a mi zona de confort.

Claro, es mil veces más fácil comerse el chocolate o el queque que seguir el plan estricto. Lo que siempre uno se dice para consolarse es que “también hay que vivir” que “todo con balance” y eso está bien, yo estoy de acuerdo pero la verdad me siento mal de nunca haber podido cumplirme a mi misma con mi propia palabra.

Cómo es posible que siempre me sigo fallando y que no logro comprometerme. Según Anthony Robbins (mi ídolo) los momentos clave de nuestras vidas son cuando tomamos decisiones. Estoy cansada de tomar decisiones que no cumplo, ¿cómo puedo ser tan poco disciplinada? Lo único que hay que hacer, es ser quienes decimos que somos. Cumplir con nuestras propias promesas es suficiente.

 

En estos momentos para mí ya ni siquiera se trata de llegar a un cierto % de grasa o peso, se trata de que nunca he sido fiel a mis decisiones y que tengo una mente muy débil y poco entrenada para cumplir con las cosas que me prometo. Mi mente ya sabe que no voy a cumplir con lo que digo y siempre termino cediendo o buscando un motivo para no hacerlo, pero eso definitivamente no me hace crecer, ser mejor persona, ni sentirme bien conmigo misma.

Es por eso que tomé la decisión de seguir un plan de nutrición una vez más. Voy a hacer la dieta de corte de Renaissance Periodization. Me comprometí conmigo misma a seguirlo sin excusas, sin importar qué pase alrededor mío, voy a seguir fiel a mi decisión y por primera vez en la vida lo único que me importa es probarme que sí puedo. Sé que se va a poner difícil pero, no va a ser más fuerte que mi capacidad mental de lograr algo que me propuse. Ni siquiera estoy pensando en el resultado, solo voy a hacer todo lo que está bajo mi control día con día sin ponerme excusas.

Es muy fácil hacer las cosas solo cuando es conveniente y cuándo no requiere esfuerzo pero la disciplina se forma haciendo las cosas que no queremos hacer cuando estamos cansados o con hambre o tristes y es ahí donde uno siente realmente esa satisfacción personal.

Como dije antes, la felicidad nunca va a estar en “cuando sea más flaca”, “cuando tenga cuadritos”, “cuando me pueda poner esto o aquello”, ese momento de “ok, ya estoy aquí y ahora si soy feliz” no existe, lo único que existe es hoy y en cómo nos sentimos con la forma en que vivimos nuestras vidas.

Para mi la felicidad está en poder vivir la vida que quiero íntegramente sin defraudarme, para mí ahora mi felicidad no está en ver cuánto peso voy a bajar con este plan, si no en poder cumplir con esta decisión que tomé y probarme que sí puedo porque eso me hace más fuerte y mejor ser humano.

El éxito no está en lo que hacemos de vez en cuando, está en lo que hacemos todos los días. El proceso es más importante que esa meta final, es el proceso el que nos hace crecer y aprender a conocernos y a ser mejores cada día. Además, el proceso es la vida, solo tenemos hoy, aquí y ahora para estar orgullosos de la persona que somos.

Si se sienten identificadas, espero que reflexionen cuántas veces se han prometido algo que no han cumplido y eso cómo las hace sentirse. La felicidad y el bienestar es una decisión que tomamos todos los días. Con nuestras acciones día con día formamos nuestras vidas y eso lo podemos cambiar en un instante solamente tomando una decisión y tomando acción.